Antes de los cortes de luz, lean esto

Científicos andaluces del CSIC inventan un sistema que permitiría anticiparse a los cortes de luz
Expertos andaluces del Instituto de Recursos Naturales (Irnase), dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desarrollan un dispositivo capaz de medir la calidad de la señal eléctrica, de forma que este sistema, entre otras aplicaciones, “podría permitir a las empresas proveedoras de energía eléctrica anticiparse a los fallos del suministro, comunes en Andalucía durante la estación estival, en la que se incrementa la demanda energética para alimentar los dispositivos de refrigeración”.
Según el Programa de Divulgación Científica de Andalucía, ‘Andalucía Investiga’, órgano dependiente de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, este sistema de vigilancia, en el que trabajan grupos de investigación de Sevilla, Málaga y Badajoz, se basa en un complejo algoritmo que, a través de un programa informático basado en redes neuronales capta estudia variables de la señal eléctrica de forma instantánea y promediada".
Según indicó el responsable del departamento del Irnase, Juan Carlos Montaño, “la novedad radica en que permite detectar el origen del problema, el momento y el lugar del entramado energético en el que se produce el primer fallo”. Aclaró que la legislación vigente regula los parámetros de calidad que debe tener la señal, “pero no existen instrumentos adecuados para localizar el fallo y, sobre todo, asignar responsabilidades”.
“Además, uno de los puntos débiles de los proveedores de suministro eléctrico es que no disponen de un sistema que les permita conocer de forma fehaciente las necesidades de los usuarios en tiempo real, de forma que en Sevillana-Endesa, por ejemplo, los bancos de compensadores se conmutan una vez cada hora, y eso no responde a las verdaderas necesidades”. Según explicó Montaño, los fallos en el suministro eléctrico se producen porque a medida que los aparatos eléctricos requieren de más potencia, la red eléctrica experimenta mayores niveles de perturbación “que alteran la forma senoidal de la señal eléctrica y por tanto la enrarecen”.
Esta tecnología emergente se basa en una patente registrada en 1998 por el Irnase, la Universidad de Sevilla y la entonces compañía Sevillana de Electricidad SA, y según las fuentes “hasta la fecha no ha sido explotada, pese a que su desarrollo, con la inversión adecuada, podría haber evitado la irregularidad del suministro en los últimos años”, esgrimió.
Montaño apuntó el reto de convertir este prototipo, diseñado en su día por Amper Telemática, en un dispositivo más avanzado y aplicable a sistemas de vigilancia de procesos industriales. Aunque el proyecto se encuentra aún en fase de desarrollo, las fuentes precisaron que los investigadores buscan socios industriales interesados en alcanzar acuerdos de cooperación técnica.

Fuente: www.andaluciainvestiga.com